Los Gefes – Gestores de Felicidad


He sido practicante y hoy en día trabajo con gente bajo mi cargo. He vivido las dos caras de la moneda y me he dado cuenta qué es lo que uno busca como empleado de su jefe directo y de una empresa.

Al día de hoy, he comprendido que no existen más los jefes, sino estos se han pasado a llamar GEFES, ya que su principal misión dentro de la empresa es ser un Gestor de Felicidad. Repentinas ocasiones he escuchado entre los pasillos de las distintas empresas: “el cliente es primero”. Bueno, esta es el peor engaño que pueden haber escuchado, primero son tus empleados, si cuidas de la felicidad de ellos, ellos cuidarán de la felicidad de tus clientes.

Para conseguir la felicidad de tus trabajadores, les dejo la receta ideal (desde mi punto de vista):

Reconocimiento

El reconocimiento y agradecimiento es la base de todo. Felicitarte por el buen trabajo hecho durante una campaña, cierre o evento. Agradecerte por esas horas extras que pasas luego de tu horario de oficina para lograr los objetivos de la compañía, en vez de estar al lado de tu familia. A veces un palabra tan simple como “gracias” significa mucho para un empleado. Si está dentro de tus posibilidades, un bono, un diploma, reconocerlo como empleado del mes o trimestre puede ayudar mucho. Invitar a tu equipo a almorzar o cenar, no solo cuando se logran objetivos, es retirarlos del ambiente laboral para reconocer su trabajo y aprovechar en conversar sobre otros temas.

Horizontalidad:

En el mundo laboral todos somos iguales, las jerarquías son solo etiquetas que distinguen responsabilidades. Los empleados no son robots, también tienen vida. Acércate a ellos, pregúntales qué tal les fue en su fin de semana, si están estudiando algo, cómo va la familia, sus hijos, etc. Rompe las barreras que divide la jerarquía y conviértete en una persona cercana, amiga y de confianza. Ríe y bromea con ellos.

Plan de Carrera

Los empleados no son simples piezas de ajedrez para alcanzar los objetivos de una compañía. Debemos pensar en ellos al mediano plazo y proyectar su trabajo dentro de la empresa por los siguientes 3 años. Esto implica un plan de retención de talento. Muchas veces las empresas te dicen “no tenemos espacio”, “no podemos abrir una jefatura”; si este caso se da, la solución es otorgarle un pequeño bono o un aumento anual en base a su rendimiento. Esto hará que el empleado se sienta valorado y su trabajo reconocido. Jamás esperemos a que el empleado muestre su malestar para recién preocuparnos por retenerlos.

No hagamos que caigan en una zona de confort, busquemos siempre cosas nuevas que llenen a sus empleados de energía y de felicidad, solo así serás un excelente GEFE.

felicidad-carlos-mario-640x300

Anuncios

Acerca de Pachini

Comunicador de la U.Lima. Publicidad & Marketing. Coolhunter & Creativo. La mente es como un paracaídas, solo funciona cuando se abre.

Publicado el 18/08/2016 en Articulos. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: