Archivo del sitio

El salario emocional, lo más valorado por los millennials

o-MILLENNIALS-JOBS-facebook-640x300.jpg

Tú que estás leyendo este artículo en este momento, probablemente te encuentres trabajando o probablemente haz trabajado hasta hace no mucho tiempo y ahora estás emprendiendo proyectos personales. Cuando estuviste dedicándole casi la gran parte de tu tiempo, esfuerzo y energía a una compañía alguna vez acaso no pensaste: ¿merezco verdaderamente lo que me están pagando? ¿con lo que gano en verdad tengo la tranquilidad que necesito?.

Bueno de eso se trata el salario emocional, sentirte valorado por una empresa que te permita pensar y crecer en el corto o mediano plazo. Las nuevas generaciones estamos acostumbrados a cuestionar las cosas, cambiar las formas y los procedimientos en las empresas. Somos de los que quizás se revela en el buen sentido ante los jefes o gerentes para cuestionar ideas o defender nuevas propuestas. Pasa que hoy en día, los conocimientos que tenemos son mayores y encima a menor edad, ya que muchos sabemos más de un idioma, hemos estudiado cursos o posgrados, hemos recorrido el mundo y probablemente tengamos algún proyecto aparte como emprendedores. Estamos mejor valorados, pero muchas empresas no perciben el verdadero salario emocional.

Los millennials buscamos invertir nuestro tiempo de manera diferente para el desarrollo profesional y de las empresas buscando el empoderamiento.

Aunque en un principio, el salario económico es el que nos atrae, lo que hará que nos quedemos y que demos el máximo, sin duda será el emocional. No es casualidad que precisamente por ello, las startups que brindan mayor flexibilidad en el trabajo y un modo de laborar diferente estén llenas de nuestra generación y que además, jugando ganar-ganar, crezcan como la espuma en la economía actual. Crecerás con ellas y la experiencia que vivirás es única y es lo que me está pasando en estos momentos en mi vida laboral.

Finalmente, lo que te debe brindar este famoso salario emocional son estos 3 pilares:

1-Balance de vida. Esquema de trabajo flexible, beneficios de salud, integración de la familia y oportunidades de esparcimiento y recreación.

2-Bienestar psicológico. Reconocimiento, autonomía, retos profesionales y transcendencia en la comunidad.

3-Oportunidades de desarrollo. Capacitación, desarrollo del talento, coaching, mentoring y plan de carrera.

Piensa si la empresa en la que trabajas actualmente cumple con darte un buen salario emocional.

A %d blogueros les gusta esto: